Resuena muy fuerte “Yo soy la Resurrección y la Vida”. ¿Cómo entendería
Marta estas palabras? ¿Qué fuerza inusitada? También meditamos sobre cómo
las entendemos nosotros.
Marta, Lázaro y María eran amigos de Jesús. Cada uno con sus características
propias. De Lázaro no sabemos mucho pero de María y de Marta sí. Son dos
caracteres diferentes: Marta es enérgica, rápida, sale corriendo, y tiene una
confianza en su amigo muy importante pero no se inhibe para expresar sus
sentimientos que a veces son sus dudas. “… si hubieras estado aquí…” o
“¡Señor, si ya huele!” Pero aún así es capaz de decir a Jesús lo mismo que
Pedro: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios” Es la confesión que muy pocos
fueron capaces de hacer en vida “terrena” de Jesús, y no sabemos si somos
capaces de hacerla nosotros hoy. A Jesús le vemos como una buena persona,
como profeta, pero ¿cómo la Resurrección y la Vida? Estamos pasando una
situación terrible en nuestro país. Hablamos de la Ciencia, de gráficas con
líneas con más o menos inclinación. ¿Pero habéis oído en los medios de
comunicación a alguien hablar de la esperanza cristiana? ¿Dónde estamos los
seguidores de Marta que confiesan en público que solo Jesucristo es la Vida, o
esa confianza absoluta de ponernos en las manos de Jesucristo sabiendo que
todo lo que le pida a Dios, Dios lo concederá?
San Pablo supo ver como Jesucristo da vida a nuestros cuerpos mortales por el
mismo Espíritu que resucitó a Jesús entre los muertos.
Ahora que estamos todos confinados en nuestras casas, nos llama Jesús, nos
pide: “Sal afuera”. No es una contradicción, nos despierta de la muerte y nos
pide que, aunque estemos encerrados, miremos a los que están solos y andan
apurados, a los mayores que no tienen a nadie, para darles una palabra de
ánimo o echar una mano y ayudarnos unos a otros en estos momentos de
tribulación.
Hay un versículo muy corto: Jesús se echó a llorar. Sus lágrimas son también
nuestras hoy ¡Cuántas personas han fallecido recientemente, cuánto dolor,
cuanta tristeza! En este dolor está Jesús, con su dolor, con su Pasión, para
acompañarnos y darnos su fuerza y esperanza.

Caminantes

Pin It on Pinterest

Share This