Seleccionar página

Hay en los Evangelios lecturas que nos trasmiten emoción como la Pasión, otras nos elevan al Cielo como las Bienaventuranzas, otras son de enorme belleza como la Anunciación. Pero las de este domingo nos enfrentan con un reto imposible. Imposible para nosotros, pero no para Dios. Se nos vienen a la cabeza santos que sí que han cumplido: S. Martin de Tours parte su capa, S. Esteban (y muchos mártires) muere con palabras de perdón en sus labios. Pero en algo estamos equivocados.

S. Teresa de Liseux escribió: “Dios no puede inspirar deseos irrealizables; por lo tanto, a pesar de mi pequeñez, puedo aspirar a la santidad”. Se dio cuenta de que puede ser fácil amar a los amigos, pero hay personas que nos molestan o por las que sentimos una aversión natural. Supo ver que formaban también parte del cuerpo místico de Cristo, y por ello nos sale del corazón el amor hacia ellas.

Los enemigos no son siempre monstruos. Con mayor frecuencia son familiares con los que tenemos rencillas, vecinos molestos, compañeros de trabajo que se nos hacen imposibles…a veces colaboradores de la parroquia. No nos sale de forma natural quererlos, amarlos, no juzgarlos. Pero es que el camino que propone Jesús no es un camino fácil o convencional. Nosotros como ungidos del Señor (en el Bautismo), no deberíamos tener los mismos criterios que predominan en el mundo y que consideran como tonto al que cede, pusilánime el que no grita.

El argumento fundamental para esta actitud viene de Dios, tal y como leemos en la primera lectura: David no ordena matar a Saúl porque, como rey, es un ungido del Señor. Nuestros “enemigos” son también hijos de Dios y dignos de nuestro respeto y amor.

A pesar de lo dura que parece esta lectura, hay una promesa de recompensa, grande, trabajada y desproporcionada a la generosidad empeñada: podrá ser en esta vida o lo más probable en la otra. Pero el amor no se pierde en la nada.

Propuesta semanal: un ratito de oración dedicado a aquellos que no apreciamos.

Caminantes.

Pin It on Pinterest

Share This