Historia

HISTORIA

Vida y Misión (1944-2007)

En los años cuarenta, los territorios en que hoy vivimos gozos y dolores, apenas si estaban malhabitados por algunas familias de de humilde condición. Estos horizontes, de allende el Alto de Extremadura, eran considerados como otro mundo; ni siquiera pertenecían al término municipal de Madrid. Eran suburbios de la Villa y Corte y de los Carabancheles, pedregales que contemplarían los clientes del viejo bar de Pepe de Salvador entre chato y chato de vino, especie de tierra de nadie, aún sustraída a las ávidas miradas de la especulación inmobiliaria.

Y aquí, como los temerarios eclesiásticos de las repoblaciones medievales, vinieron a establecerse los Franciscanos Conventuales, quienes habíanse visto obligados a cerrar una casa abierta en la barcelonesa Mataró por falta de recursos humanos. El P. Lorenzo Castro y el P.  Esteban Marcos visitaron al obispo auxiliar de Madrid, Monseñor Casimiro Marcillo, a principios de 1944, para hacerle partícipe de su entusiasmo evangelizador. Y, el 1 de abril de ese mismo año, el obispo titular, Monseñor Leopoldo Eijo Garay, encomendó una parroquia, bajo la advocación de la Virgen del Rosario, a los antedichos hermanos Franciscanos Conventuales.

Esa parroquia, nuestra parroquia, tenía el templo en el antiguo nº 21 de la Carretera de Extremadura. Era una modesta casa-convento-parroquia, que aún podemos contemplar; los hermanos guardaban así fidelidad al espíritu de pobreza franciscana: vivían con y como los pobres.

Aquella primitiva comunidad la formaban el P. José Gómez, párroco, el P. Gregorio Millán, el P. Emilio Gonzalvo y el hermano Antonio Viñas. Pasaban serias calamidades que intentaban paliar bienintencionados vecinos; de vez en cuando les regalaban liebres cazadas furtivamente de la cercana Casa de Campo.ramos_1970_2

Enseguida organizaron las actividades pastorales. Crearon un dispensario médico y un ropero, en él colaboraban algunas señoritas de la Parroquia de San Ginés y San Vicente de Paúl, aportando ropa, comida, dinero y juguetes para los Reyes, guardados con celo, hasta el día de su entrega, por la Sra. Juana. También prestaban su ayuda en la catequesis. Más tarde fueron las hermanas del Divino Maestro quienes desempeñaron esta labor.

rondalla_1960_2

El 1 de noviembre de 1944, fue nombrado párroco el voluntarioso P. Román Villa, quien dio tanto a nuestro barrio que hasta llegó a perder una mano cuando le explotaron los cohetes con los que llamaba a sus feligreses a celebrar la “Misa del Gallo” del 24 de diciembre de 1947.padreRoman_1969_2

2.- LA PRIMERA IGLESIA Y CONVENTOexterior_1986_2

En 1946, el Obispado compra un solar de 33.000 m   por 600.000 pts. En él se construiría nuestra anterior iglesia-convento. Al año siguiente, se crea, con capital del Obispado, el Tejar “Ntra. Sra. del Rosario” con la finalidad de dar trabajo a los obreros del barrio. Y, ya en mayo de 1950 comenzaron las obras de construcción de la entrañable iglesia-residencia, proyectada por el arquitecto Luis Laorga. La construcción fue financiada con un préstamo de 380.000 pts, sin intereses, concedido por el Obispado al P. Román. El importe total, 536.826 pts, se pagó con las ganancias de la fabricación de más de 23 millones de ladrillos.

El día 3 de octubre, conmemoración de la muerte de San Francisco, finalizaron las obras. Dominaba en la barriada el templo que permanece en nuestra memoria, pues ha sido escenario de tantos acontecimientos de nuestra vida. ¡Cómo olvidar el mural de azulejos que dibujara Carlos Pascual de Lara y ejecutara la Escuela de Cerámica de Madrid!  ¡Cómo perder el recuerdo del bucólico patio interior al que daba la galería de la casa rectoral donde tan cálidamente hemos sido siempre acogidos!interior_iglesia_1963_2

El 11 de diciembre de 1951 tiene lugar la erección de la Orden Franciscana Seglar, que tanto espíritu y servicio franciscano ha brindado a la comunidad parroquial. El 25 de septiembre de 1954 visitó nuestra parroquia el Ministro General de los Franciscanos Menores Conventuales, P. Vittorio Constantini. Era la primera visita a España, desde hacía varios siglos, de un hermano que desempeñara tal servicio, y esto suponía el respaldo de la Orden Franciscana Conventual a la loable labor que realizaban varios hermanos en nuestro barrio.

Durante este período estaba en pleno auge la Acción Católica de adultos y de jóvenes (su primera Junta general había sido el 1 de mayo de 1947) ; y se fundó la Archicofradía del Santísimo Sacramento, con más de 100 enfervorecidos socios. En la Cuaresma de varios años se organizaron unos concurridos Ejercicios Espirituales, que finalizaban con una Peregrinación a pie al Cerro de los Ángeles.ejercicios_espiritu_1960_2

En 1957, el P. Román fue elegido Ministro Provincial, con residencia en nuestra Parroquia. Permaneció en el cargo hasta 1963. Durante su provincialato fue párroco el P. Gonzalo Utrillas. Se continuaron las actividades pastorales anteriores: Ejercicios, Peregrnación… En octubre del mismo año (1957) comenzaron las clases nocturnas para adultos. También en este época se organizó un equipo de baloncesto masculino. Al principio jugaban en unos terrenos al lado de la iglesia, después se pasaron al “Rosvi” (Virgen del Rosario, al revés). Éste era ya antes el nombre del equipo.

Del grupo de jóvenes de A.C., como germen, nació un coro parroquial, dirigido por los padres Pedro Ruiz, Bernardino Román y Buenaventura Gómez, sucesivamente. Llegó a cantar en TVE. En 1959 se forma la Rondalla parroquial que tuvo ocasión de actuar en el Teatro Español. El 18 de junio de 1960, fue inaugurada la Colonia del Rosario, para 314 familias. La población crecía en torno al la iglesia. En 1961, es nombrado párroco el P. Andrés Gómez.

El 20 de agosto de 1963 nos visita otro Ministro general, el P. Basilio Heiser. Seis días después, de nuevo es elegido párroco el P. Román, quien el 12 de abril del año siguiente recibiría un multitudinario y cálido homenaje con ocasión de sus bodas de plata sacerdotales. Por estos tiempos se formó el F.A.C. (Fraterna Ayuda Cristiana), que se hizo cargo de coordinar y alentar toda la acción social de la Parroquia, ya existente desde sus primeros pasos. Cabe destacar las campañas de recogida de papel y trapos, organizadas por los hombres y jóvenes para conseguir fondos para el F.A.C.

3.- EL CRECIMIENTO DEL BARRIO

Y LA RENOVACIÓN DEL CONCILIO VATICANO IIcorpus1978_2

En 1965, el altar se coloca de cara al pueblo, siguiendo el espíritu del Concilio renovador, Vaticano II.  En el verano de 1966, nuestro barrio ha crecido extraordinariamente. Las necesidades de evangelización requieren la desmembración de la jurisdicción parroquial en las nuevas parroquias de Santa Beatriz, Santa Clara, Ntra. Sra. de Lourdes y Cristo Resucitado. Parte pasa a la vieja de San Leopoldo.

En agosto de 1969, es nombrado párroco el P. Andrés Ureta. El P. Román marcha a Zaragoza como maestro de novicios.

En el año 1972 empezó su andadura el Club de la Tercera Edad, quedando legalizado el 7 de octubre de 1977. Antes,  en octubre de 1975, fue reorganizada la catequesis infantil. Había que atender a los frutos de la explosión demográfica de los años sesenta con criterios renovadores. Un año después se crearía la “Misa con niños”, a las 11 de la mañana..catequesis_1

En el verano de 1978, el P. Santos Játiva es elegido párroco. El 26 de diciembre de ese mismo año, muere en Zaragoza el añorado P. Román, por quien se oficia un sentido funeral. En 1979 se organiza la catequesis de adultos, y en octubre de 1980, la de preadolescentes. La de jóvenes se hace en la parroquia de Santa Clara, por falta de locales.

En 1981, nuevamente se renueva el equipo sacerdotal. Es designado párroco el P. Enrique Parra. En el verano de 1982 se aprueban las obras de demolición del templo-residencia y construcción del nuevo complejo parroquial. En enero de 1983, se inicia la muy útil Escuela de Padres.

En el año 1984 se camina hacia un proyecto global de pastoral comunitaria. Así, el año siguiente se estudia el plan pastoral de Nueva Imagen de Parroquia (NIP)  y se pone en marcha en nuestra comunidad parroquial, con gran ilusión por parte de todos. El vecindario se empeña en la tarea como lo hizo en el año 1950, cuando se erigió el antiguo templo.

El proyecto, entre otras cosas, supone un sinfín de actividades: rastrillo contra el paro, semana de la paz, el mes de los enfermos, salidas comunitarias al campo, excursiones..;  y hasta un grupo de teatro que todos valoramos por su alta calidad, el “Guadalupe Hontiveros”.

4.- NUEVA IGLESIA Y DEPENDENCIAS: SEGUIMOS CAMINANDO.

Nuestra añorada iglesita del Rosario, testigo silenciosa de nuestras alegrías y nuestras penas había dado de sí más de lo que podía. Se había quedado muy pequeña, el convento de los frailes se encontraba en una situación ruinosa, y eran necesarias salas y dependencias adecuadas a las nuevas orientaciones pastorales. El 4 de diciembre de 1986 comienza a desalojarse la casa rectoral y el 13, con lágrimas en los ojos, los fieles ven caer el querido templo. La liturgia y las reuniones se celebran en el “Rosvi”, en verdadero estado de provisionalidad, pero con el fervor de siempre.inauguracion_templo2_2

En septiembre de 1987, se renueva la comunidad franciscana. El P. Enrique es trasladado a Barcelona. Le sustituye el frente de la parroquia el P. Valentín Hernández.

El 29 de noviembre de 1987, se inaugura solemnemente el nuevo templo. Uno de los obispos auxiliares de Madrid, Mons. Francisco J. P. Fernández-Golfín, consagra y bendice la piedra del nuevo altar.

En torno a éste nuevo templo se sigue con todas las actividades parroquiales, y por supuesto se sigue adelante con el Proyecto Nueva Imagen de Parroquia. El 1 de abril de 1990 es erigido el primer Consejo Pastoral. En octubre del pasado año de 1993, comenzó su tarea como párroco el P. Jesús Ortega. Y el 11 de noviembre de ese mismo año, una concurrida Asamblea Parroquial (200 personas) decide dar  el segundo paso del proyecto NIP: el “Acontecimiento Redentor”, sin prisas, con esperanza e ilusión.confirmaciones-1995-2_2

El barrio ha ido cambiando. Han cambiado los rostros, los estilos y pastores, pero en el corazón de todos continúa estando presente ese Dios que nos congrega, y nos hace hermanos, hijos de una misma madre: MARÍA, NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO.