Seleccionar página

Se nota que va llegando la Cuaresma. En estos últimos domingos Jesús nos habla con bondad pero sin ñoñería, con exigencia amorosa. Hay palabras y juicios sobre nuestros hermanos que más que hablar de ellos, dicen de nosotros. De nuestra lengua viperina, de nuestros prejuicios, de nuestra intolerancia. Posiblemente criticamos en otros el defecto que es enorme en nosotros. Y es también un síntoma de maldad, de estar torcidos por dentro.

La Palabra de Dios es clara: combatir nuestra hipocresía y maldad. No es fácil, pero no es imposible con la ayuda de Dios. Y exige una cierta disciplina: Jesús nos dice “sácate primero…”, espera que tengamos una actitud activa frente a nuestro mal.

Lo que no está tan claro es si somos capaces de ver nuestras acciones y actitudes negativas. Esto sí que es un problema. El pecado es como un veneno lento, que va haciendo su efecto casi sin que lo notemos, inyectado desde un aguijón, que al principio no es doloroso, aunque termina en nuestra muerte espiritual e incluso física, según qué casos.

Refugiarnos de nuestros fallos en un cumplimiento superficial de los mandatos o normas, la hipocresía, ahonda más el daño del veneno. Este defecto a Jesús no le gustaba nada y lo criticó una y otra vez. Quizás porque sabía que nace de un corazón esquinado y de un árbol malo, que si no se cura y cuida, no puede dar frutos buenos.

Ya hemos comprendido y masticado las lecturas, pero ahora llega un momento de calma: Señor nuestro ¿qué hemos de hacer para descubrir lo que tenemos oculto? ¿Qué nos pides ante el reto de un nuevo tiempo litúrgico? ¿Cómo hacer limpieza general de este corazón, de estos pensamientos negativos, de estas palabras venenosas, de esta indiferencia por los demás y sus sufrimientos? ¿Seré yo quien tape con las prácticas religiosas una verdadera conversión? ¡Menos mal que San Pablo hoy nos recuerda:” Gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”.

Pues eso. Feliz semana de inicio de Cuaresma

Caminantes.

Pin It on Pinterest

Share This