Seleccionar página

Sí hermanos y amigos. Tras dos meses de pausa, nos disponemos a volver el camino, jalonado por las lecturas dominicales de la Palabra, compartidas y oradas. Así que ¡adelante!

Es una buena forma de empezar, y de seguir, meditar en dos términos: la humildad y la gratuidad. Jesús nos advierte de lo ridículo que es ser pomposo, “fantasma” decimos en lenguaje común: nuestras limitaciones son siempre más que nuestros méritos y rápidamente se van a manifestar, quedaremos en ridículo. Pero es que en el afán de ser vanidoso, o de querer ser el primero, todo gira alrededor de uno mismo. Quiero ser el primero para tener la mejor recompensa, el mejor asiento, para ser reconocido socialmente, para yo, yo, yo… Es mi pequeño mundo cerrado a los demás. Ahí no entra el Amor, el Servicio.

En un momento de la lectura, podría parecer que Jesús nos invita a tener una actitud taimada, buscando el reconocimiento tras una falsa humildad. No es eso, sino más bien, nos pide que nos situemos en nuestra realidad tan pobre y limitada, pero es la que el Señor también conoce de nosotros y con ella nos ama.

La segunda parte del Evangelio trata de la gratuidad: dar sin esperar nada. ¡Qué difícil! Incluso en el amor de padres a hijos, que parece tan puro, hay algo que se espera de los hijos y por eso mismo, los desplantes de éstos son tan dolorosos para sus progenitores. Y no digamos las situaciones más normales, en las que ayudamos en el trabajo, en nuestras relaciones… dar sin mirar, hasta que nos duela. Solo es posible si vemos al otro como espejo de Jesús, el que nos ama pese a nosotros mismos.

Ahora entendemos la 2ª lectura a los Hebreos: nuestra mirada tiene que estar en otra dirección, más alta, más duradera que los intereses directos y a corto plazo, hacia los santos, los ángeles, hacia Jesús, hacia Dios Padre.

Vamos a revisar esta semana qué cosas hacemos pensando en lo inmediato: en el trabajo, en casa, en la parroquia. Y con dos varas de medir: humildad y gratuidad.

Caminantes.

Pin It on Pinterest

Share This